Antes de entrar deja fuera tu rabia y tu ira. Bienvenido a este bosque encantado, un lugar donde podemos dar rienda suelta a ese niño que todos llevamos dentro, tienes mi permiso para dejarlo salir y que haga locuras. Sumérgete en este mundo mágico de las hadas y los duendes y vuelve pronto, te esperaré agitando mis alas.

SE REUNIÓ EL CONSEJO

PARA LA MÚSICA DEL BLOG PARA OIR EL AUDIO

martes, 20 de febrero de 2018

Molly

        Molly estaba rendida; todo el día lo había pasado bailando y haciendo reverencias, manoseada por aquellas manos incansables que la hacían trabajar sin descanso, a pesar de que aquel día no se encontraba muy bien. Se había despertado con un fuerte dolor de cabeza y también le dolían las rodillas, seguramente por haber dormido toda la noche en la misma postura y con las piernas dobladas. Ahora, por fin, la jornada había terminado, ya había cesado la estridente música de las casetas y tómbolas y las  luces parpadeantes que a ratos la cegaban se habían apagado, dejando paso a una semi oscuridad, que le devolvía algo de calma.


        La feria había cerrado sus puertas por hoy, los niños ya se habían marchado a sus casas, ya no se oían sus escandalosas risas y gritos. El fin de semana se había terminado y había que acostarse más temprano pues  mañana tenían que volver al colegio. Tenía por delante unas horas de reposo antes de  empezar una nueva jornada. El ratito que llevaba con los ojos cerrados, le había aliviado un poco el dolor de cabeza, poco a poco los fue abriendo y miró a derecha e izquierda. Si, allí estaba, tumbada junto a su amigo, el pingüino Momo y la presumida y prepotente señorita  Dory con su uniforme de enfermera de la 2ª Guerra Mundial, ahora intentaría dormir, se sentía segura al abrigo de aquella maleta de cuero marrón, raída por los años de uso y que había sido su hogar durante casi veinte años, se acarició sus rubias trenzas, procuró estirar las piernas y se dispuso a dormir. Mañana sería otro día.
¡Que duro era ser una marioneta de feria!

Julia L. Pomposo


17 comentarios:

  1. Saludos Julia, qué bonito retroceder a ese mundo infantil y soñar que los juguetes tienen vida. he viajado a mi niñez. Me gustaba ponerle aliento al soldadito de plomo. Gracias por esta magnífica prosa literaria.
    Abrazos y buen día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ceciely, de vez en cuando es bonito viajar en el tiempo y volver a ser niños. A mi me sirve de terapia y me revive.
      Besos

      Eliminar
  2. Hola, Julia... Me ha encantado Molly
    Y sí, después de hacer felices a muchos niños merece descansar
    Las marionetas tienen algo especial... y este relato es precioso
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi, de niña, me daban un poco de yuyu, se me figuraban personas pequeñitas, jeje.
      Besos

      Eliminar
  3. Bueno de principio a fin, con un final inesperado, pero genial.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafael, por tus palabras y tu fidelidad.
      Me alegra que te haya gustado.
      Besos

      Eliminar
  4. Un relato muy bonito.Las marionetas tienen un encanto espacial
    Los niños se meten en sus personajes y se lo pasan genial.
    Molly esta cansada y con dolor de cabeza,pero feliz.
    Un abrazo Julia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca me gustaron mucho, me daban un poco de miedo, no se que se me figuraba que eran.
      Besos

      Eliminar
  5. Hola Julia, las marionetas son una pasada llevan a los niño a meterse en el personaje, y además de crear, manifiesta lo que lleva en su interior. Me encanto Molly, es una niñas muy tierna, ahora la toca descansar.
    Un calido abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cristina, gracias por venir a dejar tu huella, me alegra que te guste el relato.
      Besos

      Eliminar
  6. Cuando he comenzado a leer he pensado en otro tema bien diferente, el final me ha gustado pues Molly es un encanto de marioneta con alma y tiene más que merecido su descanso.

    Besos de Espíritu sin Nombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de las manos manoseándola te ha dado mala espina ¿no?, pues ya ves que todo es de lo más inocente.
      Besos

      Eliminar
  7. Me encanta como has terminado el relato, la verdad es que no me lo esperaba.
    Ahora mismo, recordando tu final, me ha venido a la mente una novela que he leído hace mucho, era de un libro que hablaba y contaba todas las peripecias de su vida, las manos por las que había pasado para acabar en un contenedor de basura y al final, creo que es salvado de la cinta que conducía a un gran horno para ser quemado.
    Ha sido un placer leer a tu marioneta de largas trenzas rubias.
    Te dejo cariños en abrazos.
    kasioles

    ResponderEliminar
  8. Una marioneta que su vida era dura pero en cambio hacía feliz a quienes veían el espectáculo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. ...QUERIDA JULIA ...GRACIAS BONITA POR PASAR POR MI BLOG Y DEJARME TU CARIÑO AQUI VENGO YO COMO CUANDO ERA LA NIÑA DE TU PRECIOSO CUENTO...RECUERDO QUE YO DE UN CUENTO HACÍA TRES Y LAS MONJAS ME DECIAN....¡NO SI TU SERAS ESCRITORA !Y YA VES SOLO ESCRIBO ALGUN POEMA...BUENO PUBLIQUE ALGO PERO AHI QUEDÉ....BESOS YA TE VERE EN FACEBOOK.

    ResponderEliminar
  10. hola! sera todo un placer el que alojes a estas buhas en tu bonito bosque, es muy lindo tu post y te compartimos, nos encantan los titeres, viva la magia! eso en tu blog abunda, gracias! saludosbuhos

    ResponderEliminar
  11. Muy bonito tu blog, tiene imágenes fantásticas me transporta a un mundo de cuentos con hadas. Nunca me había puesto a pensar el sentir de una marioneta. Espero que Molly siga divirtiendo a los niños/as.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario, todos serán bien aceptados, pero eso si, se respetuoso.
Gracias