Antes de entrar deja fuera tu rabia y tu ira. Bienvenido a este bosque encantado, un lugar donde podemos dar rienda suelta a ese niño que todos llevamos dentro, tienes mi permiso para dejarlo salir y que haga locuras. Sumérgete en este mundo mágico de las hadas y los duendes y vuelve pronto, te esperaré agitando mis alas.

SE REUNIÓ EL CONSEJO

PARA LA MÚSICA DEL BLOG PARA OIR EL AUDIO

lunes, 27 de marzo de 2017

La Ninfa Eco y Narciso


Eco es una de las ninfas del bosque, y es la que da origen al sonido que conocemos como eco.

Eco es protagonista de varias leyendas. Por ejemplo, existe una en la que aparece como la amada de Pan (dios de pastores y rebaños), pero ella no corresponde a ese amor sino que sufre por el desprecio de un fauno al que ama de verdad. Pan, movido por los celos decide vengarse, y hace que ella se desgarre por unos pastores. Su llanto se relaciona con el eco.

La diosa Hera había castigado a Eco, y le impedía hablar. La ninfa solo podía repetir la última palabra que pronunciara su interlucotor. Esto se debió a que Eco cubría a Zeus sus infelidades hacia Hera, y la entretenía con elocuentes conversaciones, mientras el dios de dioses se divertía con sus amantes.

En la versión más conocida del mito de Eco, ella se enamora perdidamente de Narciso de quien el adivino Tiresias predijo, en su nacimiento, que tendría un larga vida si no se contemplaba a sí mismo. Este joven era muy hermoso pero despreciaba el amor de todos.

La pobre ninfa no fue la excepción y Narciso despreció su corazón cuando la vio en el bosque y ella no fue capaz de responderle más que sus propias palabras. Entonces, ella desolada, ofendida se encerró en un lugar solitario y allí dejó de comer y de cuidarse. Así se fue consumiendo poco a poco, y el dolor la fue absorbiendo hasta que desapareció y se desintegró en el aire, quedando sólo su voz que repetía las últimas palabras de cualquiera. Esta voz es lo que llamamos eco.

Debido a esto los dioses se molestaron y todas las demás mujeres rechazadas oraron a los dioses por venganza. Némesis (la venganza) las escuchó e hizo que Narciso contemplara su propia imagen. Cuando el joven lo hizo, se enamoró de su propia belleza y ya no le importó nada más que su imagen.

Se quedó contemplándose en el estanque y se dejó morir, totalmente indiferente al resto del mundo. Dicen que aún en el Estigio (el mar de la tierra de los muertos), Narciso continúa admirándose.

En el lugar del lago donde Narciso se miraba, nació la primera flor que lleva su nombre.

10 comentarios:

  1. Julia, es una historia fantásticas. Porque nos llevan a reflexionar sobre cosas cotidianas en las cuales muchas veces estamos fallando y podemos corregir. Hay que aprender a valorarnos y todos necesitamos sentirnos especiales y amados, pero siempre con relación a quiénes realmente somos, con nuestras virtudes y defectos.
    Un abrazo de luz.

    ResponderEliminar
  2. Me acordaré de Eco cuando escuche el eco y de Narciso cuando me mire en el río, acaso me pase algo :) Es una leyenda preciosa, pero qué penita me dan.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola Julia.. Preciosa historia, Fíjate Narciso es nombre de hombre y es una flor, curioso..
    Me acordare de la ninfa Eco, cuando suba por las montañas del Ripolles..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  4. Pues la verdad es que Eco no ha sido muy afortunada en las leyendas
    Sin embargo, a mí me encanta escuchar mi eco en la montaña
    No sé si me van a seguir gustando los narcisos ;-)
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Es una historia maravillosa, me ha fascinado. Que pena por la ninfa, pero Narciso se llevó su merecido, quedando aislado de la humanidad.
    Besines

    ResponderEliminar
  6. De siempre hubo amores no correspondidos.
    Conocía algo de esta historia pero no tan detallada como tú nos la cuentas en esta entrada.
    Cuando escuche el eco, me acordaré de ella y cuando vea un narciso, ahora que los bulbos comienzan a crecer y a abrirse, me acordaré también de este bellezón que se lo tenía muy creído.
    Te deseo una feliz semana.
    Cariños en abrazos.
    kasioles

    ResponderEliminar
  7. Preciosa historia Julia, los narcisos me encantan, la verdad es que siempre que subo al monte parece como si fuera a aparecer una ninfa, es mágico, así como tu bloc y lo que compartes.
    Bss y feliz tarde.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Una leyenda triste para la ninfa Eco, pero que siempre se recordará cuando gritamos en una gruta, cañón, montañas, etc...Al engreído de Narciso le estuvo bien el castigo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Pero que bueno que hayas vuelto a publicar querida amiga, y la verdad que la belleza real, pues es la que sale del corazon y por el brillo de los ojos que son su reflejo, asi que narcisos, a tener el corazon limpio y las buenas intenciones y pensamientos a la flor, porque desde alli, desde el mismo corazon es de donde provienen todos ellos.
    En buenos aires argentina estamos con un clima raro, y celebro que del otro lado del mundo sea primavera, espero que este yendo lindo y derritiendose esa nieve que a veces se torna hasta pegajosa. Nosotros estamos recibiendo influencias del norte de brasil y esto nos provoca algunas zonas de inestabilidad, es asi.
    Mucho me alegro amiga que tu actividad sea constante, y en cuanto a algunos padeceres de los que me haces referencia, pues eleva tus ruegos y descansa en tu actividad siempre confiando, por alla arriba anda el que todo lo soluciona si le creemos con fuerza ja ja, y desde ya que tu no seras excepcion para su mano buena.
    Gracias por el privilegio de tu atencion querida julia, aqui nos estamos preparando para recibir una vez mas en el mes de mayo a nuestra amada rosana, te digo que en argentina hay adoracion por esta hija de lanzarote, es tan generosa con nosotros y tan amorosa y comprensiva, si la vieras.
    Bueno, siempre en atencion y llevandote en un rincon del afecto julia, adelante que aun pitaran las brevas, y sera tiempo de cosechar, un fuerte abrazo mujer, y mis respetos a tu gente desde el sur del mundo.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario, todos serán bien aceptados, pero eso si, se respetuoso.
Gracias