Antes de entrar deja fuera tu rabia y tu ira. Bienvenido a este bosque encantado, un lugar donde podemos dar rienda suelta a ese niño que todos llevamos dentro, tienes mi permiso para dejarlo salir y que haga locuras. Sumérgete en este mundo mágico de las hadas y los duendes y vuelve pronto, te esperaré agitando mis alas.

SE REUNIÓ EL CONSEJO

PARA LA MÚSICA DEL BLOG PARA OIR EL AUDIO

miércoles, 11 de mayo de 2016

Los cuervos de la Torre de Londres


 ¿Por qué en la Torre de Londres siempre hay cuervos?

Si hay algo en lo que sobresalen los británicos es por el respeto a sus tradiciones, por muy antiguas que éstas sean. El motivo de que en la Torre de Londres haya cuervos es una más de la larga lista de tradiciones en el Reino Unido.


En realidad, no se sabe a ciencia cierta desde cuando habitan los cuervos en la Torre de Londres, pero sí es seguro que desde el siglo XVII las aves tienen permitido permanecer oficialmente allí.

Los cuervos tienen, incluso, designada una parte del presupuesto oficial del país, en el que sus alimentos y cuidados se pagan con una partida de fondos gubernamentales, tal como ordena un Real Decreto aprobado por el rey Carlos II, debido a una antiquísima leyenda que trae consigo una extraña superstición y que viene siendo arrastrada desde no se sabe cuántos siglos.

Carlos II mantuvo una disputa con John Flamsteed (astrónomo real), que se quejaba de que las aves que allí residían no le permitían realizar correctamente su actividad desde el observatorio en la torre y para evitar que éste las hiciera desaparecer aprobó el decreto.

¿La razón? Dice la leyenda que la Corona Británica y la Torre de Londres caerían si los seis cuervos que allí habitan desaparecen. Desde entonces se les trata con sumo cuidado. Un beefeater [los tradicionales guardias de la Torre] es el encargado de estar pendientes de las aves, alimentarlas y procurar que no les falte de nada.

Para evitar su marcha, a las aves se les recorta una de sus alas. Esto hace que si echan a volar no se puedan alejar mucho.

Aunque la leyenda dice que deben ser seis, actualmente son ocho los cuervos que habitan en la torre, y cada uno tiene su nombre propio: Gwyllum, Hugine, Thor, Munin, Baldrick, Merlin, Erin y Marley.


8 comentarios:

  1. Curiosa leyenda
    No me parece bien que les recorten un ala
    Y, desde luego, hay gente muy, muy supersticiosa
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, si soo son las plumas, es como cortarte las uñas, lo que no soporto es el mal trato animal y desde luego, hay mucha superstición
      Besos

      Eliminar
  2. Julia, si sabremos nosotros los argentinos que a los ingleses les gustan los cuervos, ja ja, de todos modos una leyenda que invita a pensar como siempre y hasta podria tener ribetes de alan poe. Gracias por visitar siempre la caravana y por los elogios, que viniendo de una mente tan influyente se potencian. Mis respetos a tus lectores siempre y un gracias grandote para ti, en buenos aires argentina miercoles 11 de mayo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Uy, es verdad!
      ¿Quién no recuerda el episodio de Las Malvinas?
      Tu comparación con las leyendas de Alan Poe, no está mal, si que te lo recuerdan.
      Abrazos

      Eliminar
  3. Hola Julia, si que es curiosa esa historia, creo que me la explicaron mas o menos así, en una visita que hice a Londres..
    Aquí en España los cuervos están dentro en lugar de en la torre..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí en España, los cuervos vuelan libremente y usan corbata.
      Besos y abrazos

      Eliminar
  4. Hola Julia,ya conocía esa leyenda porque cuando fui a Londres también me la explicaron pero debo decir que allí había más de ocho cuervos.

    Julia te doy las gracias por estar ahí:)Muchos besos querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las gracias te las doy yo a ti, por tu amistad y por tener siempre la palabra adecuada para todo el mundo.
      Nunca cambies. Besos

      Eliminar

Deja tu comentario, todos serán bien aceptados, pero eso si, se respetuoso.
Gracias