Antes de entrar deja fuera tu rabia y tu ira. Bienvenido a este bosque encantado, un lugar donde podemos dar rienda suelta a ese niño que todos llevamos dentro, tienes mi permiso para dejarlo salir y que haga locuras. Sumérgete en este mundo mágico de las hadas y los duendes y vuelve pronto, te esperaré agitando mis alas.

SE REUNIÓ EL CONSEJO

PARA LA MÚSICA DEL BLOG PARA OIR EL AUDIO

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Kamshout y el otoño

Hubo un tiempo en que las hojas del bosque eran siempre verdes. En ese entonces el joven sélknam Kamshout partió en un largo viaje para cumplir con los ritos de iniciación de los klóketens.

        El joven iniciado tardó tanto en volver que el resto del grupo lo dio por muerto. Cuando nadie lo esperaba, Kamshout volvió completamente alterado y empezó a relatar su sorprendente incursión en un país de maravillas, más allá en el lejano norte.

        En ese país los bosques eran interminables y los árboles perdían sus hojas en otoño hasta parecer completamente muertos. Sin embargo, con los primeros calores de la primavera las hojas verdes volvían a salir y los árboles volvían a revivir. Nadie creyó la historia y la gente se rió de Kamshout quien, completamente enojado, se marchó al bosque y volvió a desaparecer.


        Luego de una corta incursión por el bosque, Kamshout reapareció convertido en un gran loro, con plumas verdes en su espalda y rojas en su pecho. Era otoño y Kamshout -a partir de entonces llamado Kerrhprrh por el ruido que emitía- volando de árbol en árbol fue tiñiendo todas las hojas con sus plumas rojas.

        Así coloreadas, las hojas empezaron a caer y todo el mundo temió la muerte de los árboles.
        Esta vez la risa fue de Kamshout.

     
En la primavera las hojas volvieron a lucir su verdor, demostrando la veracidad de la aventura vivida por Kamshout. Desde entonces los loros se reunen en las ramas de los árboles para reirse de los seres humanos y así vengar a Kamshout, su antepasado mítico.


4 comentarios:

  1. Otra genial historia julia, y muy cara a nuestros sentimientos argentinos, ya que estamos hablando de la provincia de tierra del fuego. Un fuerte abrazo y gracias por recordarnos, el viernes esta en la caravana.

    ResponderEliminar
  2. Hola Julia... Hay mucha gente incrédula que únicamente cree lo que ve
    Mis padres tienen un loro... ahora sé que su antepasado fue Kamshout ;-)
    Una historia muy apropiada para este otoño que comienza
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Julia, una hermosa historia. La naturaleza tiene el poder de renovarse así misma porque esta llena de vida, de amor y magia, y si vivimos en armonía y amor con la naturaleza, ella estará de nuestro lado y no será necesario defendernos de ella.
    Un grande abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Bonita historia Julia, pero Kamshout para demostrar su verdad se convirtió en loro y ese final me deja un poco triste.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario, todos serán bien aceptados, pero eso si, se respetuoso.
Gracias