Antes de entrar deja fuera tu rabia y tu ira. Bienvenido a este bosque encantado, un lugar donde podemos dar rienda suelta a ese niño que todos llevamos dentro, tienes mi permiso para dejarlo salir y que haga locuras. Sumérgete en este mundo mágico de las hadas y los duendes y vuelve pronto, te esperaré agitando mis alas.

SE REUNIÓ EL CONSEJO

PARA LA MÚSICA DEL BLOG PARA OIR EL AUDIO

A TODOS LOS DUENDES Y HADAS QUE PASEAN POR ESTE BOSQUE, LES DESEO UNA FELIZ NAVIDA Y AÑO NUEVO

A TODOS LOS DUENDES Y HADAS QUE PASEAN POR ESTE BOSQUE, LES DESEO UNA FELIZ NAVIDA Y AÑO NUEVO
A TODOS LOS DUENDES Y HADAS QUE PASEAN POR ESTE BOSQUE, LES DESEO UNA FELIZ NAVIDA Y AÑO NUEVO

lunes, 10 de noviembre de 2014

El beso de Romeo y Julieta

Shakespeare presenta el primer beso entre Romeo y Julieta con la misma vertiginosidad y precipitación con la que acaecen casi todos los sucesos de esta historia de amor prohibido, salvo aquellos en los que al genial autor le interesa detener el paso del tiempo.

Ocurre en la fiesta de Capuleto, a la que una casualidad o giro del destino ha llevado a Romeo. Tras contemplar a Julieta, de cuya belleza queda cautivo a primera vista, Romeo se dirige a ella en una conversación en la que el lenguaje religioso y la atracción carnal configuran una atmósfera de tensión que precede al beso.

En ese juego, los labios de Romeo serán peregrinos que deben expiar el pecado que las manos del joven Montesco han cometido tocándola. Ella, por su parte, rebaja el ímpetu del joven recordándole que los labios están para consagrarse a la oración y no a otra cosa. La hábil réplica de Romeo supera la contención de Julieta, que parece invitarle a tomar la iniciativa diciéndole que las santas permanecen inmóviles cuando otorgan su merced. Entonces Romeo pasa a recoger ese fruto de su oración que es el beso de Julieta. La excusa para un nuevo beso está servida, pues el pecado ha pasado de los labios de Romeo a los de Julieta y la única forma de purificarlos es devolver el pecado a los labios de donde procede con un nuevo beso.

14 comentarios:

  1. Jo, sí que le daban vueltas a las cosas por aquellos entonces. Ni tanto ni tan calvo. Como curiosidad, buenísima.
    Un beso, Julia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad Nena, ¡cómo han cambiado los tiempos y los besos!
      Gracias por venir hasta mi rincón mágico.
      Besos

      Eliminar
  2. Como curiosidad vale pero un beso de amor, y mas el primero, debe salir sin reprimir nada...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los pobrecicos eran más cursis que el perejil.
      Besos

      Eliminar
  3. Beso inolvidable que siempre recordaremos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero un poquito más espontaneo sería mejor ¿no te parece?
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Julia, una historia de lo más curiosa. Cada época marca una forma de ver las cosas.
    Julia, un grande abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los rituales de amor han cambiado con la época,lo que no ha cambiado es el amor.
      Besos

      Eliminar
  5. Cuanto menos es curioso.Pero yo me había imaginado ese primer beso de otra forma,no se,mas apasionado.

    Besos poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más natural ¿verdad? pero Shakespeare era un poquitín rebuscado.
      Besos

      Eliminar
  6. ¡Qué bonito pecar !... y luego deshacer el pecado ¡Ay Romeo!
    Besos
    André

    ResponderEliminar
  7. Un poco inocentona si que da a entender que era Julieta ¡decir que los labios están para consagrarse a la oración! Pero vino Romeo para deshacer el pensamiento de Julieta.
    Un besote Julia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los pobrecitos eran bastante tontitos, tanta rebuscar para un simple beso.
      Besos

      Eliminar

Deja tu comentario, todos serán bien aceptados, pero eso si, se respetuoso.
Gracias